Buscar este blog

martes, 17 de agosto de 2010

LA PROFECíA DE JONAS BEN NOE PARA ESTADOS UNIDOS

La Visión para América como se muestra por Dios a Su Profeta
Jonás ben Noé

El siguiente es un mensaje al pueblo de los Estados Unidos de América, tal como figura a continuación.
Yo, Jonás ben Noé, el profeta de esta nación. En la Biblia, el Libro de Amós, el tercer capítulo, lea comenzando en el sexto verso: ¿Tocaráse la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho? Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto á sus siervos los profetas. Bramando el león, ¿quién no temerá? hablando el Señor Jehová, ¿quién no profetizará?

Yo soy el profeta Jonás ben Noé, llamado así por mi Señor, como una señal para el pueblo de esta nación (USA). Y os traigo este mensaje que Dios me ha dado para su nación. Te doy este mensaje y la visión y el sentido como Dios me lo ha dado a mí. Ahora escucha este mensaje y llévalo a tu corazón.
En mayo, el día 10 de 1985, yo, Jonás ben Noé, (llamado así por mi Señor como una señal para ti), había subido hasta los acantilados de la montaña en Montana para estar con Dios. Y más tarde, cuando estaba alabando a Dios por la belleza de su creación en este día, porque el cielo estaba completamente despejado y soleado, me sentí llevado a mirar el cielo, y por encima de donde el cielo estaba claro, vi una nube formarse en la forma perfecta de un águila que volaba alto por el cielo con las alas desplegadas y las garras hacia adelante. Y como vi, el ala derecha de esta águila desapareció y fue empujado y aplastado y desapareció. A continuación, el ala izquierda se rompió y se soltó y el cuerpo se retorció fuera de forma.

Luego que esta nube que fue rota en dos, se reunio de nuevo en la forma de la cabeza de un carnero con dos cuernos y un rostro fuerte como la muerte, a partir de un cráneo. Y mientras miraba, los cuernos estaban retorcidos fuera o separados, como por dos manos fuertes, y la cabeza estaba dividida en dos partes separadas. La parte superior tomo la forma de la cabeza de un oso, con su cara vuelta hacia arriba, hacia el cielo, como si tuviera júbilo, con el cuello o la garganta expuesta. La parte inferior de la nube llegó formarse como de una cabeza de un lobo, con la boca abierta mostrando los dientes y su enojo, como si estuviera lanzándose a la garganta del oso. Entonces los dos cambiaron, y se convirtieron en nada. Entonces volví en mi, y ya no vi nada más, y así empecé a salir, cuando el Señor me dijo: "Espera". Y así que esperé. El Señor habló a mí y me dijo que me sentara, y así me encontraba. Entonces mire, y vi un cuervo volando en el cielo. No le presté mucha atención pues, como yo estaba buscando más maravillas, como la nube que se había cambiando de forma. Así que el Señor me dijo: "¿Qué ves?" Y miré, y le dije: "Veo un cuervo volando, Señor." Y el Señor me dijo: "Él se está disparando y volando por mi voluntad y mi poder. No debería ser capaz de volar, pero lo hace, porque es mi voluntad y mi poder. Cuando empieza a salir, él sabe que no debería ser capaz de volar, y que se debía quedar en tierra. Pero luego yo lo levantare, y volara porque sabe que puede, y que yo lo sostengo. "

La interpretación de la Visión
El 13 de mayo de 1985, yo Jonás ben Noé, estaba sentado en la casa en mi mesa, y la voz del Señor Dios comenzó a hablarme y me dio la interpretación de la visión. Él me dijo:

"El águila que viste desgarrada es Estados Unidos, que dispone de alas de la libertad y le serán quitadas, y la forma de vida, la libertad y la felicidad será aplastadas y se desvaneceran, y el cuerpo, lo que quedara de ella sera tan retorcido fuera de forma, que ya no será conocida por lo que era antes. Desaparecerá por la fuerza de dos poderes separados que traen muerte y destrucción a la tierra. Pero entonces, cuando den una mira hacia arriba y se regocijen y se exalten de la destrucción de América, el uno es atacado por el otro poder, que es tan astuto como un zorro y engañoso como Satanás, que gobierna a los dos. Pero luego se desvanecerán en la nada cuando el Señor viene, y volarán por los cielos en mi voluntad y el poder cerca de la final de la tribulación, cuando yo derramaré mi ira sobre todos los habitantes de la tierra. Mis Santos serán juzgados por los incendios de la tortura, la cárcel, las llamas y la muerte terrible. Muchos de los que pensaban que no podían soportar esas cosas, se darán cuenta de que mi voluntad y el poder que levantó el cuervo sobre la tierra, de modo que sabía que podía volar, aun así serán mis benditos santos, y se levantaran por encima de sus verdugos y del dolor, por lo que que ellos también sabrán que pueden volar por encima de todo. E incluso van cantar desde las llamas de mi gloria, y van a orar por las almas de sus verdugos cuando la hoja del verdugo este cayendo. Ellos se convertirán en una roca poderosa antes, pero luego en una suave brisa, porque en mi voluntad y en mi fuerza de voluntad es que se mantienen, y tendrán una fuerza directamente de mí.
Mis ángeles se miraran con asombro y dará alabanza en este gran derramamiento de mi amor a través de estos que voy a usar. Conocerán esto, que muchos caerán, pero con gran gloria. Y así como se decía de mi hijo Jesús en el Calvario, por lo que se dirá de ellos. "Sin duda estos son los hijos e hijas de Dios." Y muchos hombres del mal y de la bestia, buscaran mi rostro al ver su alegría y su paz en medio de su tormento. Seguramente estarán sin duda en la primera resurrección, porque serán unos de mis más valiosas joyas, ha dicho Jehová de los Ejércitos. Esto es una crónica de esta visión y su interpretación como Dios me la ha dado a mi."

Yo soy Jonás ben Noé, llamado por Dios y mi Señor Jesús como un profeta a esta nación de América. Llamado también como un evangelista y maestro de su Palabra a los que escuchan este mensaje. Yo fui llamado así por mi Señor en 1978, cuando él me dijo: "A partir de entonces, te he nombrado Jonás ben Noé, y vas a usar este nombre cuando ministres ante el pueblo. Es una señal." El Señor no me explico eso en aquel momento porque Él tanto me había llamado, sólo él sabia. Pero en 1985, cuando Dios me dio esta visión, y la interpretación, y este mensaje entre otros, Él me dijo: "Te he llamado como profeta a esta nación de la maldad para advertirles de lo que viene. Les dices el nombre que te he dado, Jonás ben Noé: es una señal para ellos.
Que como estuvo Jonás Mi profeta para juicio y misericordia, y Noé era mi profeta del juicio y la destrucción, así es que estoy desgarrado entre la misericordia para los Estados Unidos, y la destrucción, es una sentencia, definitiva y clara. Diles: Así ha dicho Jehová el Señor, "yo he visto sus obras de misericordia, he visto cómo proveen para los necesitados en otras naciones. Y yo estaba contento con estas cosas. Pero la avalancha de tus pecados, y tu maldad y su desobediencia a mis leyes y mandamientos, tus hechos corruptos e inmorales que son peores que Sodoma y Gomorra, no pueden ser cubiertos ni ocultados por las buenas obras que muchos de ustedes hacen , sólo para recibir los elogios de los hombres , no por amor o para mi gloria. La maldad es grande en esta nación, y hay una oscuridad en tu tierra. Ustedes dicen que es una nación bajo Dios, con todos a su ídolos y las imágenes que están en tus calles, desmintiendo sus palabras. Los siervos de Satanás son una muestra que ustedes han vuelto la espalda a mí, porque tu los apruebas. Incluso sacrifican a sus hijos al maligno, y tu permites que esto suceda en tu tierra. Ustedes se niegan a enseñar a sus hijos mi palabra, porque saben que si sus hijos oyeran mi Palabra, se avergonzarían de sus madres y padres, que viven en la maldad y desobedecen a Dios el Señor.
Y ustedes dicen que no pueden orar a mí en sus escuelas, cuando yo os he mandado a orar siempre, en todos los lugares. Este no es el camino de sus padres, sus antepasados. Porque ellos eran hombres que creyeron en mi palabra, y tenían miedo de mi juicio, y vivieron moralmente rectos delante de mí. ¿Creen que se han convertido en sabios en vuestra propia opinión para hacer el mal delante de mí, como si yo no veo mal que se hace en esta tierra?. Vi las prostitutas en la calle atrapadas por los demonios, vendiéndose por bajo precio cuando los he creado para cosas mejores. He visto a los homosexuales y las lesbianas en las calles, que se permiten y se toleran en tu tierra, en posesión de los demonios, y nadie viene a liberarlos. He visto muchos adulterios, incluso a las esposas y esposos intercambiandose entre sí. He visto la fornicación y las andanzas ilícitas que hacen, y creen que ninguno los ve. He visto los deseos de tu corazón y tus mujeres vestirse de inmodestia, ya que hacen cabriolas ante los hombres para provocar la lujuria, y sus hombres hacen lo mismo.
He visto el ídolo de un solo ojo en tu tierra ante el cual tu te sienta largas horas, y he aquí las imágenes que tanto hablan se mueven ante ti, que te enseñan adulterios y fornicaciones, y tu tiempo de ocio se llena con violencia y la maldad y la inmoralidad sexual. He visto tu amor al dinero y la corrupción que hay en tu tierra, y sus funcionarios que son corruptos, y cómo todos tienen hambre de cosas materiales, mientras que sus almas se mueren de hambre. He visto a tus hombres vestirse de mujer, y tus mujeres vestir como hombres. Esta es una abominación delante de mis ojos. Y he visto los millones de bebés que han sido asesinados en tu tierra, y su sangre clama a mí por venganza, pero yo os digo, soy un Dios misericordioso, y un Dios de amor, y no voy a enviar la destrucción, porque primero voy a hablar con ustedes por la voz de mi profeta, y voy a avisarles a su vez de sus caminos. Te ofreceré mi mano de la misericordia si la recibes, porque… ¿ No está escrito en mi palabra  que no me complazco en la muerte de los malvados?.
¿Por qué morirás, oh América? ¿Por qué no te vuelves y eres salva de lo que he hablado sobre vosotros? Porque yo soy un Dios misericordioso. He retenido mi mano ante ti, por el bien que has hecho en la no entrega de mi pueblo a los impíos y su intento de destruir a los Judíos de Israel del mundo. Y en esto fui bien complacido de ustedes, y bendije su mano de ayuda. Pero ahora estoy a punto de intervenir por Israel directamente. Y ahora ustedes están entre la misericordia y la destrucción como nación. Si escuchas las palabras de este, mi profeta, indigna como eres, pero todo es un barco sometido a mi voluntad, entonces tal vez la misericordia será para ti. Pero si no me oyes, entonces destrucción repentina ha de venir sobre tu nación. Si lo detienes o lo encarcelas o lo matas, voy a aceptar eso como respuesta, y entonces traeré la destrucción sobre vosotros. Si hay uno solo que lo mate, por piedad, otro vendrá detrás de él a terminar su trabajo. Conozco la maldad de los corazones de algunos de ustedes en los Estados Unidos, es por qué te digo esto ahora.  Quiero que sepáis que yo, el Señor soy el que lo envía, ya sabemos sus planes antes de hacerlos. ¿No te acuerdas de Nínive en el Libro de Jonás? Cuando yo pensaba sobre ellos para destrucción, envié la misericordia, porque se volvió hacia mí con todo su corazón, con gran dolor y llanto y el dolor hizo que me buscaran, en cilicio y ceniza, desde el mayor al más pequeño, desde el Rey al asolado por la pobreza. Los animales tenían cilicio sobre ellos. Y lloraron y lloraron delante de Dios. Creían en mi palabra de la destrucción que venia, y se volvieron al arrepentimiento juntos. Y si el pueblo de esta nación de América se humilla, y confiesan sus pecados, que son muchos, si es que se arrepienten de todo el mal que hacen en esta tierra, y regresan a mis mandamientos y mis leyes, al camino del amor, como lo hicieron sus antepasados, y si buscaren mi rostro de misericordia y no la destrucción, y si mi pueblo que dicen ser llamado por mi nombre, y dicen ser de mi cuerpo, se desviarán de su hipocresía, de su desobediencia a mis leyes y mandamientos, de andar en contra de mí, para caminar en justicia y santidad y en el amor verdadero, entonces yo oiré desde los cielos, y yo me volveré y os perdonará, y sanaré su tierra.

Pero si no hacen esto, entonces destrucción repentina vendrá sobre ti en un solo día, y en una hora, sus ciudades se quemarán en el fuego, tu carne se fundirá en sus huesos y se convertirá en cenizas, pero; la pestilencia te hará daño en los campos y tus enemigos te arrasaran y se batirán con tus esposas e hijas delante de sus ojos, y tu fuerza serán como nada y tus rodillas como el agua. El que se levante en cólera caerá en la muerte, porque vuestros enemigos serán feroces. Tus enemigos se saciaran de la abundancia de tu tierra mientras tu te mueres de hambre, y beberán a plenitud al mismo tiempo que tu tendrás sed, y veréis a continuación, que a medida que dejaste de servir al Señor tu Dios, he dejado a tus enemigos sobre ti. Y sabréis que yo, el Señor, he hecho esto. Como ustedes no aprendieron en Corea y Viet Nam, que no hay victoria a la nación cuyo Dios no es Dios el Señor, y huiste de tus enemigos. ¿No te acuerdas?

En Corea, fue sólo por tus amenazas vacías para utilizar tu arma atómica, que no es sino una pequeña cosa para mí, que tu les causaste a tus enemigos que ocultaran que te derrotaron. Volviste a casa con gran regocijo, como si hubieras triunfado, cuando sabías que no había sido así. Así que Yo los envié a una nación más pequeña, de menor importancia que tu, como tu mismo has dicho, un pueblo pequeño que no eran más que pequeños hombres con sombreros de paja y de pijama negro y zapatos hechos de los neumáticos de goma, como tu mismo has dicho. Y tú, que dices que eres la más grande nación del mundo, viniste con todos tus hombres fuertes de guerra y tus guerreros, para hacer la guerra contra este pueblo pequeño para derrotarlos. Con todas tus armas de guerra y las grandes tecnologías que se te ocurrió usar para derrotar a este pueblo pequeño, y con tus propios ojos lo viste aquí, como tus hombres poderosos de la guerra huyeron de delante de vuestros enemigos. Ustedes mismos vieron huyendo los helicópteros volando y máquinas voladoras, para huir de la tierra de sus enemigos que se regocijaba por tu derrota.

Te han derrotado porque el Señor tu Dios no estaba con vosotros. ¿No has visto esto? Y si no, vas a ver esto. Voy a enviar siete veces más con ustedes, de la mano de mi siervo, y otro, y por mi propia Palabra, la sequía y las inundaciones, terremotos, el hambre, la pobreza, la peste de la maldad, más que antes, Yo, el Señor, he dicho estas cosas por mi profeta, Jonás ben Noé, la misericordia, el hijo de destrucción viene si no me oyes, es el signo y el significado de ella para usted. "

Esta es la Palabra del Señor sobre mí, Jonás ben Noé, para advertir a todos en este país para volverse a la Palabra y a la forma correcta de la justicia. Porque "el que hace justicia es justo", como está escrito en el Libro de Juan I, y "Todos tus mandamientos son justicia, oh Señor", dijo el salmista, Ahora , escuchen y háganlos. Recuerden que por el bien de los justos, Dios no habría destruido Sodoma y Gomorra. Ustedes que reclaman la justicia de Cristo, lleven a cabo la justicia ante los ojos de este pueblo. Recuerde que, en aras de Lot, un hombre justo, que dijo: "Déjame huir a la pequeña ciudad", los ángeles dijeron: "Por tu bien te perdone esa pequeña ciudad." Por lo tanto, si usted está viviendo con justicia, tal vez harás posible la preservación del lugar donde estás.
“todo aquel que lee o escucha las palabras de esta profecía, por el mandato del Señor, que se enuncian como la acusación de un atalaya, según el mandato de Ezequiel 3:17-21 e Isaías 58:1, que está llorando en voz alta y dice: “no te apiades de este pueblo. Alza tu voz como trompeta y muéstrales sus pecados y transgresiones, grítales las leyes y los mandamientos de Dios en sus oídos para que sepan el mal que han hecho, y sepan que se han apartado de ella, porque si un hombre no conoce sus pecados, debes mostrárselos a él. Y por el mandamiento a Ezequiel, se lo carga como el profeta de nuestro Señor Jesucristo que lo hagas gritar, si no lo gritas para advertirles, voy a demandar su sangre en tus manos.

Pero si lloras y adviertes a este pueblo de sus pecados, y adviertes a su vez de ellos, y no lo hacen, morirán en sus pecados, pero por su propia alma. Yo lo que cargo es en el nombre de Jesús, a quien debo confesar que es el Hijo viviente de Dios, que murió por nuestros pecados y ha resucitado de entre los muertos en la carne, y en que la carne inmortal e incorruptible se ha elevado a la diestra de la Padre, para que sepáis de que espíritu soy. Y si no gritas, lo que el Señor ha dicho de la destrucción de esta nación, eso está sobre tu cabeza, y su sangre la demandare de tu mano. Grita a voz alta, si te escuchan o te dejan de escuchar.
Así ha dicho Jehová el Señor: "esta profecía no es para mucho tiempo. Yo he hablado y lo voy a realizar. No se prolongara. Incluso en los ojos de los que no se presentaron a obedecer mi amor como sus antepasados lo hicieron. El que calla y no suena el grito de alarma al ver y oír, estará maldito para siempre por mi mano ", dice el Señor. Porque ha causado la destrucción de su nación y la muerte de sus hermanos y hermanas y vecinos y las madres y padres, y son dignos de maldición.
El Señor ha hablado. Que escuche y crea el que va a escuchar y creer. Tu creencia se mostrará por tus actos de fe en el llanto. El que tiene esto como cosa ligera, le despoja la salvación a esta nación. Vuélvete y salva lo que queda. Y para aquellos de ustedes que dicen: "He empezado a caminar en la justicia, pero no veo a mis vecinos cambiar. ¿Qué vamos a hacer con los vecinos a su vez y salvar a la nación?" Así pues, el Señor ha me dicho , "Di a este pueblo: Vayan al Libro de Jeremías, vayan al capítulo noveno y lean lo que he escrito, que comienza en el primer verso:" Oh, que mi cabeza fuera aguas y mis ojos una fuente de lágrimas, para llorar día y noche por los muertos de la hija de mi pueblo ". Y luego, en el versículo décimo séptimo:« Así ha dicho Jehová de los Ejércitos, consideren vosotros, y pedimos que las mujeres de luto puedan venir, y enviar a las mujeres astucia, para que puedan venir. Y date prisa y toma una endecha por nosotros, que nuestros ojos pueden agotarse con lágrimas, y que nuestros párpados broten de aguas. Porque una voz de llanto se oye en Sión. ¿Cómo estamos estropeados? Estamos muy confundidos porque hemos dejado a la tierra, porque nuestras viviendas nos han echado fuera. Sin embargo, escuchen la Palabra del Señor, ¡Oh, mujeres de la tierra, deja que tu oído recibir la palabra de Su boca, y enseñar a sus hijas llorando, y todo el mundo enseñen sus lamentos vecinos. Porque la muerte ha subido a nuestras ventanas y ha entrado en nuestros palacios para cortar a los niños desde el exterior y los jóvenes de las calles. Habla, así dice el Señor, hasta los cuerpos de los hombres caerán como estiércol sobre los campos abiertos, y como los pocos hombres después de la cosecha, y no habrá quien los junte.
Así dice el Señor, no se alabe el sabio en su sabiduría. Ni se alabe el poderoso en su poder. No permitas que el rico se alabe en sus riquezas. Pero aquel que se gloria, gloríese en esto, en entenderme y conocerme que yo soy Dios, que hago misericordia amorosa, juicio y justicia en la tierra. Porque en estas cosas quiero dice el Señor.

'"Esta es la Palabra del Señor para ustedes, porque que él lo ha dicho. Oigan, oh mujeres que escuchan este mensaje. Que el Señor grita a que vengan a llorar juntas ante Dios y decir: Pues es para mi esta visión que ha mostrado este hombre, para que pueda ver la destrucción de mis hijos en esta tierra, para que aprenda a llorar delante de este pueblo. Lávense las caras de su pintura y desháganse de su joyas, y despójense de su ropa de hombre y comiencen a caminar como las mujeres de nuevo. Aullad en las calles con lágrimas en los ojos y llanto en tu voz. Llora y se laméntate delante de este pueblo en sus calles, en sus trabajos, y en sus hogares.  Y caminen como las mujeres de  rectitud, y cuando vengan a ti y te digan "¿Por qué haces todo este ruido, y porque lloras y lloras así?" entonces les dirás: "Porque he visto y oído la Palabra del Señor. Que la destrucción viene sobre mi nación y sobre mi familia y mis hijos morirán. Y seguramente el Señor enviara todo esto si no nos volvemos a llorar y llorar delante de él. " Grita en la calle. Y cuando vallas a estos lugares donde los bebés son asesinados, no te vayas con ira, no los odies. Y si ellos te dicen, "No te par es” párate a lo lejos y alza la voz en llanto y lamentos y el llanto por ellos, "¡Ay, ay por esta causa , esta destrucción viene sobre nuestra nación ". Y ve a los lugares donde venden suciedad la pornografía. Y ve donde hacen maldad en las calles, vendiendo la embriaguez, y llora y llora en sus rostros, y da tu el grito, "¡Ay, por esta causa, esta destrucción viene sobre nuestra nación".  Y llora y llora ante las caras de los hombres cuyos corazones se han endurecido, que dicen que no lloran. Vosotras, las mujeres lloren y lloren y enseñen a sus hombres a llorar y llorar de nuevo. Y cuando digan, "¿Por qué sigues llorando?" Diles: "Debido a que mis hijos van a morir, y mi familia se perderá, y mi marido se encontrara muerto en las calle." Y les enseñaras a llorar. Y cuando los hombres empiezan a llorar, entonces veremos que el Señor escuchara desde lo alto. Si pueden llorar y llorar como lo hicieron en Nínive, si gritan: "¡Oh Dios, ten piedad de nosotros", entonces tal vez el Señor a su vez lo hará, como lo hizo en Nínive. Porque el Señor no hace acepción de personas. Como perdono a Nínive y mostró misericordia, ¿Él no mostrara misericordia a una nación que se vuelve a Él con todo su corazón, para regresar a los mandamientos y las formas verticales de sus antepasados, para tener el orgullo de su Dios y su Señor Jesús? Porque si usted no escucha este mensaje, entonces seguramente esta destrucción vendrá sobre vosotros. Ustedes las mujeres, que piensan, "¿Qué puedo hacer para cambiar? Estoy viviendo en integridad."

Os vestís como las mujeres, y ya no provoquen a tus hermanos a la lujuria. Lávese la cara de su pintura, y pónganse las cenizas de luto y la ropa oscura de luto, porque la muerte ha entrado en sus ventanas y la destrucción está en su tierra si no claman. Y si usted no cree que el Señor esta hablando, sal de tu casa y grita al Espíritu de Dios: "Si esto es verdad, ¡Oh Señor, muéstrame como esta ciudad se verá cuando esta destrucción venga", y él se lo mostrara en su caso. Y entonces empezaran a llorar y llorar cuando vean lo que yo he visto, la destrucción que vendrá sobre esta tierra, porque se trata de un relato verdadero de mi propia mano como Dios me la ha dado a mí, yo, como un servidor y profeta de Dios y de nuestro Señor Jesucristo, y tu siervo por amor a Cristo. "Que Dios tenga misericordia de todos nosotros en esta nación" es la oración que se ofrece desde hoy y hacia adelante.

Deje a un lado sus argumentos mezquinos y grite: "Dios, ten misericordia de nuestra nación". Regresa al camino de la justicia para que vivas, porque si no andan en sus mandamientos, seguramente viene la destrucción. Y cuando te vean llorando y se burlen ellos y se rían de ti, entonces más fuerte lloraras y diras: "Por esta causa, la destrucción viene a mi nación, porque no van a creer, oh Señor, y lloren más. Todas las mujeres reúnanse y lloren y enseñen a sus hijas a llorar, y enseñen a todos los vecinos a que se lamenten, por la destrucción que vendrá sobre la nación.

(Si desea recibir el profeta en su área o una copia de esto, puedo enviar una copia impresa o en una cinta, no hay ningún costo. Esto se da libremente por Dios, su misericordia es grande. Que ningún hombre piense que el don de Dios está en venta. Este es un regalo para usted que lo escucha. En su país se lo haremos llegar, y si no, y si lo toma como una cosa ligera, a continuación ha dicho este profeta que el atalaya ha llorado, y si usted no se apercibió, entonces corre por su propia cuenta su cabeza. Que todo hombre, mujer y niño que escucha este mensaje, comience a llorar y llorar y vean que a sus familiares y sus seres queridos se perderán, y tu tierra será la tierra de tu enemigo. Escucha este mensaje y comienza a llorar y llorar delante de Dios, ustedes las mujeres. Vuelvan los corazones de sus maridos, que se endurecen, que piensan que son hombres y no deben llorar. Deben llorar, que sus ojos puedan fluir como fuentes y su cara se vuelven como un río, por la destrucción de América. Porque Dios ha hablado. "El Señor ha hablado, ¿quién no profetizara? Esta es la Palabra del Señor en mi boca. Que Dios tenga piedad de nosotros. En el nombre de Jesús lo pido. Amén.

Por mandato del Señor, ahora como Baruch. Jer.36
Dirección postal:
Jonás ben Noé
569 North Main
Kalispell, Montana 59901
(406) 752-3401