Buscar este blog

miércoles, 9 de noviembre de 2011

VISION DEL INMINENTE JUICIO DE DIOS SOBRE LAS NACIONES de hna Noemy


VISION DEL INMINENTE JUICIO DE DIOS SOBRE LAS NACIONES de hna Noemy

Me encontraba en una sala acogedora con algunos muebles, en el centro se hallaba una mesa grande; todo se veía en buen estado, al parecer ahí no vivía nadie: repentinamente desde una pared aparecieron dos  varones  de aspecto casi igual con un aire de rectitud y de gran respeto. Me observaron y luego comenzaron a ordenar unas cosas; eran flores, las que mas habían eran rosas de color rojo. Las flores eran de varios tamaños, vi como formaron unos ramilletes dejando las rosas mas grandes y  oscuras al medio; a continuación se dirigieron hacia afuera de la casa. En ese momento me transmitieron con el pensamiento que yo también los acompañara, yo fui.

Afuera en el costado de la casa en el sitio ellos procedieron a realizar su trabajo con esos ramos, yo no sabía lo que ellos hacían; uno de los varones se curvó para tomar un gran impulso, tomó bien fuerte el ramillete y lo lanzó lo mas alto arriba en los aires; el ramo subió muy alto y se mantuvo volando por el aire en forma horizontal y después comenzó a caer hacia la tierra; yo me pregunté que era eso; los varones me contestaron con el pensamiento. Esos ramilletes de flores significaban las naciones y su caída era  el juicio de Dios sobre ellas. Entonces supe que ellos eran angeles siervos del Dios  Altísimo.


Cuando iban cayendo, las flores cambiaron de color, las rosas mas grandes se pusieron todas negras, todo el ramillete se desarmó y las flores volaban por el aire, yo sabía que esas rosas negras eran las naciones mas grandes y que el juicio que les llegaría sería igual de grande para ellas,  así las flores estaban a punto de caer en tierra, ya no las ví más;  entonces  ocurrió lo dicho por los varones .Escuché tremendos gritos de desesperación  de la gente,llanto, fuertes explosiones como reventones y gran humo que subía al cielo, era lo que podía ver desde  mi lugar, se oia como  un gran estruendo y mucho ruido que surcaba los aires, parecía que la guerra había estallado; se sentían estampidos y bocinas como de emergencia, era un caos total.


Yo sentí mucha pena y miedo por todo lo que estaba aconteciendo, se seguía escuchando como la gente entraba en pánico y gritaban y lloraban con gran dolor, las balaceras y disparos de armas militares se notaban en medio de las catástrofes se sentía como las personas corrían para escapar del horror, con gran lamento y lloro. En eso yo quise subirme arriba de algo para ver bien lo que pasaba, pero aquellos varones no me lo permitieron. 

Me entraron  adentro de la casa donde estábamos y ahí me dejaron.
 Pero yo seguí insistiendo en ir a mirar lo que le pasaba al mundo; de nuevo me dirigí hacia afuera, pero cuan grande fue mi sorpresa cuando al salir ví que los varones me habían franqueado la pasada, instantáneamente levantaron una muralla bien alta para que yo no pudiera pasar; aun así yo quería mirar con mis propios ojos, y traté de buscar como subirme por esa muralla, pero no lo pude lograr, así me quedé en aquella casa, sentí una seguridad muy grande, parecía que estaba en una verdadera fortaleza, no tenía miedo ni tristeza, era como que se me había borrado lo vivido.

En la sala observé al fondo por unos ventanales, unas praderas verdes muy bien cuidadas, parecía que recién habían cortado el césped, todo era limpio y ordenado, no se veía maleza ni matorrales, ni basura ni nada de eso, todo era perfecto, una gran luz llenaba toda esa extensión; los cielos eran de colores preciosos; yo pensaba emocionada en mi corazón, que ganas de ir a vivir allí, y decía ¿Cómo será vivir en un lugar así?.

Salí de mi asombro, por la llegada de unas mujeres vestidas con vestiduras blancas, que estaban  preparando la mesa de la sala; colocaron toda clase de cubiertos y servicios, se veía todo muy fino y muy limpio, ellas iban y venían hasta que ya faltaba solo la comida, vi el primer plato con una deliciosa comida, yo quería servirme de eso, aquellas mujeres irradiaban paz y amor, yo me sentía muy bien ahí, y así deseaba continuar, ya no me acordaba de nada de lo que había ocurrido en la tierra. Todo había terminado para mí.

 “Las naciones verán, y se avergonzarán de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, ensordecerán sus oídos”.  Miqueas 7:16
“Hice destruir naciones; sus habitaciones están asoladas: hice desiertas sus calles, hasta no quedar quien pase; sus ciudades están asoladas hasta no quedar hombre, hasta no quedar habitante”,  Sofonias 3:6
“Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados, por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra”. Isaias 24:4-6
Solo nuestro Dios nos puede librar de todo lo que viene a la tierra, si nosotros velamos y oramos a toda hora y somos fieles hasta el final.  Asi sea.                                                               



Nota: La visión de nuestra hermana Nohemí también nos habla de  guerra a nivel mundial. Este sistema esta a punto de colapsar como esta escrito en la biblia.

No hay comentarios: