Buscar este blog

domingo, 4 de diciembre de 2011



“Recogiendo un poco de leña en tiempo de escases”



1 reyes 17: 8.

 “Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo:9. Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.10. Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba.11. Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.12. Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir”.
 
Yo soy un amante de acampar, especialmente me gustan las fogatas. Creo que no hay mejor guiso que el que se hace sobre una buena hornilla de leña. Esta forma de cocinar me trae gratos recuerdos de la infancia, cuando mi madre hacia aquel inigualable platillo sobre la hornilla: frijoles refritos y tortillas de arina. (La hornilla era un tambo metálico adaptado como tal). Aquellas tortillas se inflaban en el comal y las tomábamos de allí mismo para hacer un taco delicioso; les aseguro hermanos  que nunca en mi vida he probado nada igual a aquellos guisos de la infancia.

Desde hace muchos años que yo recolecto leña porque eso es  parte de mi forma de vida. Sin embargo, en estos tiempos turbulentos que ya están encima, donde los profetas nos están advirtiendo sobre lo duro de este invierno, y que habrá falta de energía y gas, además de las catástrofes ya  anunciadas con años de antelación, los apercibidos  se  están preparando con víveres  y agua. Pero hermanos amados, no se olviden de la leña, no sea que tengan alimentos en medio de la escases pero no tengan con que cocinarlos.

Hace poco mi esposa y yo visitamos a una hermana en Cristo y repentinamente sentí hacerle esta pregunta: Hermana ¿Tiene usted una hornilla de leña?...

Hay en este blog varios sueños  sobre un tiempo de escases y en la congregación local hay  varias palabras proféticas sobre la dureza de este invierno, dichas con anterioridad a los pronósticos climatológicos actuales.

Uno de los sueños es: “LA LEÑA ERA MUY IMPORTANTE, Y LA GENTE LA ROBABA DE DONDE PODIA”…”LA LEÑA ERA MUY IMPORTANTE”.
 Piensa: ¿Crees tú que  siempre tendrás la energía eléctrica y el gas a la vuelta de una manivela como estas acostumbrado?. Sé que los altivos y escépticos nos juzgan a locos, pero no importa.

Hermano precioso, junta un poco de leña, y no te olvides que aun con todos los preparativos que podamos hacer, dependemos del dador de la vida. Dios te bendiga y te guarde en este duro tiempo que viene y ….!!!Prueba a cocinar un delicioso guiso sobre la fogata!!!.

hombredfe