Buscar este blog

jueves, 29 de noviembre de 2012

ONU reconoce a Palestina como Estado y desafía a Estados Unidos e Israel

La Asamblea General de la ONU aprobó por mayoría una resolución que reconoce a la Autoridad Nacional Palestina como Estado observador no miembro.
 Jueves 29 Noviembre 2012

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, habla ante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York (EE. UU.).

Con 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones, la resolución impulsada por el líder palestino, Mahmud Abás,  salió adelante y Palestina logró el reconocimiento como Estado observador no miembro, por parte de las Naciones Unidas. 

La resolución, que "reafirma el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación e independencia en un Estado de Palestina a partir de las fronteras de 1967", eleva el estatus de la ANP de "entidad observadora" a "Estado observador no miembro".

Además, expresa la "urgente necesidad" de reanudar y acelerar las negociaciones para alcanzar un acuerdo de paz "justo, duradero y completo" entre palestinos e israelíes basado en las resoluciones de la ONU, los principios de Madrid y la hoja de ruta del Cuarteto.
 
La resolución de la Asamblea General confía en que ese eventual acuerdo ayude a resolver los temas pendientes más importantes: "los refugiados palestinos, Jerusalén, los asentamientos, las fronteras, la seguridad y el agua".
 
Después de la votación, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que tras una jornada que calificó de "histórica" es "urgente" que los palestinos e israelíes reanuden unas "negociaciones" directas.
 
"Creo que los palestinos tienen su legítimo derecho a tener su propio Estado independiente e Israel tiene derecho a vivir con seguridad dentro de sus fronteras", subrayó Ban, quien reiteró que "no puede haber sustitutos a las negociaciones directas".
 
La votación de hoy fue el cuarto intento de las autoridades palestinas por lograr un mayor respaldo internacional desde que Naciones Unidas reconoció el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino, en 1974.
 
Oposición de Estados Unidos e Israel
Los palestinos obtuvieron el reconocimiento en la ONU con amplia mayoría a pesar las advertencias realizadas por Israel y Estados Unidos, que habían advertido que esta resolución aplazaría las esperanzas de lograr un territorio palestino independiente a través de negociaciones con el gobierno israelí.
 
Estados Unidos, el aliado más cercano de Israel, había montado una agresiva campaña antes de la votación del jueves, que los palestinos ven como un paso crucial en su demanda de reconocimiento global.
 
En un movimiento de último minuto, el subsecretario norteamericano de Estado, William Burns, se entrevistó el miércoles con el presidente palestino Mahmud Abbas en Nueva York y le pidió que deseche la iniciativa. A cambio, le prometió que el presidente estadounidense Barack Obama reanudaría en 2013 su papel de mediador, dijo Saeb Erekat, colaborador del presidente palestino. Abbas le respondió a Burns que la propuesta era tardía.
 
Sin embargo, la mayoría de los 193 países integrantes de la Asamblea General simpatizan con los palestinos y terminaron apoyando esta medida.
 
Los palestinos reclamaban como necesario que la ONU reconozca al Estado palestino en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental, los territorios que Israel capturó en 1967, para que puedan reanudar las negociaciones con el gobierno israelí.
 
La condición de Estado observador no miembro también podría abrir la posibilidad de abrir procesos de crímenes de guerra contra el Estado judío en la Corte Penal Internacional.
 
El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu declaró antes de conocerse la votación, que el reconocimiento de Estado palestino independiente en la Asamblea General de la ONU no permitirá progresar en la demanda palestina de un territorio. Agregó que los palestinos no ganarán un Estado hasta que reconozcan a Israel como hogar de los judíos, declaren el fin del conflicto con el Estado judío y acepten acuerdos de seguridad para proteger a Israel.
 
Para Abbas, esta iniciativa en la ONU constituye un último recurso para preservar su relevancia como gobernante tras años de fallidas conversaciones de paz con Israel y en momentos en que ganan terreno sus rivales del grupo extremista islámico Hamas.
 
Estados Unidos e Israel afirman que es una iniciativa para eludir las negociaciones entre israelíes y palestinos que se interrumpieron hace cuatro años.