Buscar este blog

sábado, 27 de julio de 2013

El Gran Rabino de Francia renuncia por plagios y falso diploma de filosofía

La dimisión de Gilles Bernheim este 11 de abril era esperada luego de que el Gran Rabino de Francia, la más alta autoridad religiosa judía en el país, había anunciado que no dejaría su cargo. Bernheim reconoció varios plagios y negó poseer un reputado diploma de profesor de secundaria como figuraba en su biografía.
La dimisión del Gran Rabino de Francia, Gilles Bernheim, no fue anunciada este jueves por él mismo sino por el vicepresidente del Consistorio de París, Elie Korchia, a la salida de un consejo excepcional de esa institución oficial de la religión judía. Korchia precisó que Bernheim, de 60 años de edad, había anunciado su renuncia “con efecto inmediato”.
El martes pasado, sin embargo, el Gran Rabino había anunciado durante una entrevista que descartaba dimitir. La declaración había causado una gran sorpresa en razón de las delicadas confesiones que había hecho. No sólo el plagio de varios autores, sino también la usurpación de un título para dictar una cátedra de filosofía.
Bernheim, quien ocupa su cargo desde el 1° de enero de 2009, “reconoció sus errores, pidió perdón y dio explicaciones; también aceptó abandonar sus funciones de Gran Rabino”, dijo Sammy Ghoslan, vice-presidente del Consitorio, tras la reunión. En un comienzo Bernheim se había negado a renunciar arguyendo que sería una “forma de deserción” al mismo tiempo que reconoció varios plagios, los cuales calificó de “préstamos”.
El Gran Rabino había confesado también que nunca obtuvo el diploma de Estado para enseñar filosofía (“l’agrégation”), como se indica en varias notas biográficas, entre otras, en la del Who’s Who. Bernheim explicó este jueves que había dejado que se dijera esa mentira sobre su carrera “tras un hecho trágico” en su vida, sin precisar de qué se trataba.
En declaraciones anteriores a una radio judía, sin embargo, Bernheim había dicho que había dejado que la gente dijera mentiras sobre su carrera porque “me tomaban como una especie de héroe y no quería decepcionarlos”. Para un miembro del Consistorio que no quiso revelar su nombre, es evidente que Bernheim “no ha forjado suficientemente su propio pensamiento (…) sus plagios denotan una debilidad”.


Nota: ¿Son Judíos'...si, pero son HOMBRES. Estas noticias son para los que viven en un ensueño respecto a Israel y a "todo lo judío". Maldito el hombre que confía en el hombre, y pone carne por su brazo. Bendito el varón que se fía del señor".

No hay comentarios: