Buscar este blog

viernes, 4 de enero de 2013

Rusia responderá a despliegue naval de EEUU


Rusia advirtió a Estados Unidos que reaccionará “contundentemente” en caso de un despliegue y navegación de buques de guerra norteamericanos equipados con sistema antiaéreo Aegis, cerca de las costas rusas. 



 корабль


Así lo señaló el viceprimer ministro, Dmitry Rogozin, quien aseguró que “el sistema naval de defensa antiaérea estadounidense, que puede en algún momento aparecer frente a las costas rusas, provocará una reacción aguda por parte de Rusia”. 

Rogozin reveló que el Ejército ruso será equipado con sistemas antiaéreos S-400 y S-500, “capaces de interceptar objetivos fuera de la atmósfera”, y no descarta desplegarlos fuera de su territorio, con el respaldo y aval de otras naciones.  Durante una entrevista concedida a la agencia Ria Novosti, el funcionario no adelantó qué tipo de respuesta conllevaría una acción militar de Occidente, pero nuevamente manifestó la oposición de su Gobierno al sistema de defensa antimisiles que Washington pretende desplegar en Europa. 

"Nunca hemos colocado nuestros misiles interceptores cerca de las fronteras de EEUU utilizando falsos y ridículos pretextos, tales como la protección de nuestros amigos americanos de Canadá y Honduras", expresó, de forma irónica Rogozin. 
En ese sentido, el viceprimer ministro criticó que Washington quiera instalar un sistema de defensa antimisiles cerca de Rusia, “con el pretexto de proteger a Estados Unidos y Europa de los chicos malos de Irán y Corea del Norte”. 

EEUU planea colocar elementos de su defensa antimisiles en el este de Europa. Esta iniciativa es rechazada categóricamente por Moscú, justificando su reclamo en que sus propios misiles balísticos también estarían cubiertos por el escudo norteamericano, alterando de esta forma la paridad nuclear entre ambos países.
Inicialmente, Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) acordaron en 2010 cooperar en el proyecto del escudo antimisiles. No obstante, las negociaciones se vieron paralizadas por “falta de garantías vinculantes” de que el sistema no será utilizado en contra de Rusia. 

Una semana atrás, el embajador norteamericano en Moscú, Michael McFaul, manifestó que su Gobierno “no puede dar garantías jurídicas de que el sistema antimisiles no supone un peligro para los intereses de Rusia. TELESUR

Nota: La guerra se aproxima.